Estudio de caso 9: Monitoreo e información en tiempo real

DESASTRE NATURAL | INFORMACIÓN EN TIEMPO REAL
Tipo de sistema: Huginn X1 Quadcopter
Agencia implementadora: Danoffice IT (con el soporte del Equipo Rubicón y Palantir)
Agencia de pilotaje: Danoffice IT
Fechas de despliegue: Noviembre 2013
Archivo: Descargar PDF (en)

Danoffice ayudó a los esfuerzos humanitarios en respuesta al ciclón tropical Yolanda en las Filipinas, y a través de un proyecto piloto mostró los beneficios de drones civiles en las operaciones de socorro. La implementación tardía impidió el uso de imágenes de drones en la toma de decisiones o en la planificación, pero los drones generaron información precisa de manera segura y oportuna, y el proyecto proporcionó información sobre el tipo de infraestructura operativa necesaria para desplegar drones con eficacia en situaciones de emergencia.

Antecedentes

El ciclón tropical Yolanda (también llamado “Haiyan”) devastó las Filipinas a principios de noviembre de 2013. Con un saldo de más de 6.000 muertos, se considera el tifón más mortal registrado en la isla del Sudeste de Asia. La parte más destruida fue la región de Visayas del Este. La ciudad de Tacloban, capital de la región, se convirtió en el punto focal de las principales actividades de socorro.

Para ayudar a estos esfuerzos Danoffice IT, una empresa privada y uno de los principales distribuidores de Huginn X1 Quadcopter, envió un experto con un vehículo aéreo no tripulado (UAV) a Tacloban. Mientras que el primer propósito del despliegue era proporcionar asistencia gratuita al Equipo Rubicón, una ONG estadounidense, el experto de Danoffice ayudó a varias ONG y otras organizaciones durante su estancia de dos semanas y media en las Filipinas.

Implementación

Para ayudar a los esfuerzos de ayuda humanitaria y demostrar los beneficios de drones civiles en un contexto de socorro, Danoffice ofreció sus servicios a diferentes organizaciones cuando el tifón Yolanda golpeó las Filipinas. El Equipo Rubicon felizmente aceptó la oferta. Unos tres días después de que el tifón golpeó las islas, el piloto de dron de Danoffice, junto con el Quadcopter, estaban en el terreno colaborando con otras ONG para evaluar sus necesidades y determinar cómo los drones podrían ayudar en sus esfuerzos de ayuda.

El despliegue del dron todavía no fue posible sin obtener el permiso de vuelo, un desafío en un momento en el cual todas las capacidades estaban estiradas hasta el límite. El Sistema de las Naciones Unidas de Evaluación y Coordinación de Desastres (UNDAC) se dio cuenta de la disponibilidad de un dron para la búsqueda y rescate sólo 1-2 semanas después de que el tifón golpeó las islas. Los drones no están entre las herramientas básicas UNDAC, y UNDAC no había previsto su uso para Filipinas. Sin embargo, teniendo un dron disponible y listo para desplegarse, UNDAC decidió investigar el uso de drones en un proyecto piloto. Por lo tanto, el equipo internacional ayudó Danoffice a recibir el permiso de las autoridades locales para volar el dron.

El dron era un Huginn X1 Quadcopter equipado con dos cámaras, una con alta definición de colores y otra con bandas térmicas. Esto permite una observación en vivo del área capturada por las lentes de la cámara. El dron puede volar hasta 2 kilómetros y tiene un tiempo de vuelo máximo de 25 minutos.

El piloto de dron Liam Dawson[1] y el líder de equipo de UNDAC Sjaak Seen[2] hacen hincapié que este dron podría dar gran beneficio a operaciones de búsqueda y rescate, sobre todo inmediatamente después de la emergencia, cuando las evaluaciones de daños y necesidades están hechas. Ambos citan la evaluación de las condiciones de las carreteras, una tarea normalmente hecha por un grupo de personas que caminan por la carretera evaluando la cantidad de escombros – una actividad que consume tiempo. Desplegar un dron sobre la misma área es mucho más rápido y permite la evaluación de un área mucho más grande en tiempo real. La información adquirida podría ser vital a la hora de escoger la mejor ruta hacia una cierta localidad. Otras aplicaciones incluyen encontrar cuerpos y escombros flotantes en el agua, como en el caso de Tacloban Bay, evaluar daños a los edificios o detectar a sobrevivientes en bosques o debajo de escombros usando las bandas térmicas de la cámara.

Danoffice ha llevado a cabo algunas de estas tareas en cooperación con ONG y organizaciones internacionales como el Equipo Rubicón, un equipo de búsqueda y rescate de Corea del Sur, y la Cruz Roja Canadiense. En un caso, el Quadcopter evaluó el daño de un hospital en el Distrito Carigara, oeste de Tacloban, y proporcionó informaciones precisas sobre las necesidades de reparación y de materiales sin meter a ninguno en peligro.

Mientras hay abundantes beneficios en el uso de drones para búsqueda y rescate, el dron fue empleado cuando la mayoría de carreteras ya habían sido limpiadas y la mayor parte del trabajo de búsqueda y rescate estaba terminando – demasiado tarde en la emergencia para alcanzar las necesidades de UNDAC.[3] Esto se debió a las circunstancias del despliegue: UNDAC no había previsto utilizar drones y no había hecho ningún análisis de necesidades o de posibles servicios que el dron hubiera podido proporcionar. Cuando la autorización a volar fue otorgada, UNDAC ya estaba en una fase del trabajo en la cual los beneficios del dron eran menos claros. No obstante, los vuelos fueron utilizados como misión piloto para evaluar los beneficios posibles de este equipamiento.

Evaluación

Impacto

Para Danoffice, las razones iniciales para la implementación eran soportar los esfuerzos de ayuda después del tifón Yolanda, para mostrar los beneficios de los drones y para evaluar las necesidades y beneficios para los actores humanitarios en relación con las implementaciones de vehículos aéreos no tripulados.

Danoffice llegó a la conclusión de que había un valor añadido considerable en el uso del dron Huginn X1,[4] y que el avión no tripulado, con su trasmisión en vivo y sus bandas térmicas, podría ser una herramienta muy útil, especialmente en las operaciones de búsqueda y rescate.

Según UNDAC, el uso del dron fue una excelente oportunidad que proporcionó a la organización una idea de los beneficios y necesidades cuando se utiliza un dron en tal contexto.[5] Debido a la naturaleza experimental de la misión y al retraso del despliegue, la cantidad del material del dron no influyó directamente en la toma de decisiones o en la planificación, sin embargo, aclaró qué tipo de infraestructura operativa es necesaria para desplegar drones con eficacia en situaciones de emergencia. Estos requisitos incluyen la creación de procedimientos operativos estándar para el uso de un avión no tripulado, el permiso de las autoridades locales para volar y el establecimiento de prioridades y del calendario de las tareas.

Elección del método

Danoffice explicó que las imágenes de satélite, que sólo pueden ser recibidas y evaluadas después de varios días, son probablemente inútiles después de un desastre natural, porque confiar en esas imágenes retrasaría las operaciones de rescate y socorro. Otro problema es que las nubes pueden oscurecer las áreas de interés. Además, los satélites no pueden igualar la capacidad del Quadcopter a volar alrededor de los edificios o encontrar cuerpos en la bahía. El Quadcopter es mucho más barato y más fácil de implementar que los equipamientos más grandes, como los helicópteros, los cuales, por otra parte, no están disponibles debido a que están plenamente utilizados para otras tareas. Danoffice también cree que un dron de ala fija adicional podría complementar al Quadcopter realizando tareas complementarias como la cartografía.

Aceptación social

Ninguna investigación independiente ha analizado la aceptación social del uso de drones en el contexto del tifón en Filipinas. Desde la perspectiva Danoffice,[6] sin embargo, la reacción general a sus vuelos de aviones no tripulados parecía bastante positiva. Danoffice recibió permiso oficial para los vuelos de las autoridades responsables, y el piloto confirmó gran interés y curiosidad por la nueva tecnología y sus aplicaciones en lugar de desaprobación por parte de la población local.

Del mismo modo, UNDAC no tiene conocimiento de alguna crítica o desaprobación.[7] De hecho, la facilidad con que UNDAC recibió el permiso para volar el dron podría indicar una voluntad pública para aprobar el uso de todas las herramientas posibles para facilitar el trabajo del equipo internacional. Por otro lado, el permiso para una misión piloto puede ser más fácil de obtener que una autorización general para usar drones para el trabajo de búsqueda y rescate.

Planes para la adaptación

Ni UNDAC ni Danoffice han hecho ningún plan concreto para la adaptación. El líder del equipo de UNDAC Sjaak Seen pone de relieve la importancia de un marco de aplicación de uso de drones, y la necesidad de definir los beneficios que los drones pueden aportar a la operación. De acuerdo con Seen, “Si se desea utilizar drones de manera más eficiente, hay que planificar qué información es necesaria en qué fase de la emergencia”[8] y si o cómo los drones pueden proporcionar esta información. Especialmente en un contexto de búsqueda y rescate, cualquier nueva herramienta tiene que ser una ventaja y no una carga para el equipo sobre el terreno. El mayor uso de aviones no tripulados en la búsqueda y rescate requiere una planificación adicional y la creación de una estrategia y de procedimientos operativos estándares. Además, cualquier implementación de drones se debe conectar con el mecanismo de coordinación de respuesta a desastres y regir por un memorando de entendimiento entre los socios. En una emergencia repentina los distintos equipos deben proporcionar y recibir información de forma rápida. Tener una estructura clara y los contactos y permisos necesarios de antemano crea el ambiente adecuado para el uso eficaz de los vehículos aéreos no tripulados.

Autor: Friederike Alschner

Se agradece Sjaak Seen (UNDAC), y Liam Dawson (Danoffice), por sus aportes y comentarios.

Images
Hospital del Distrito de Carigara con el Huginn X1 encima. Créditos: Danoffice

Hospital del Distrito de Carigara con el Huginn X1 encima. Créditos: Danoffice

Imagen aérea del hospital dañado. Créditos: Danoffice

Imagen aérea del hospital dañado. Créditos: Danoffice

Créditos: Danoffice

Créditos: Danoffice

Recursos

Uso de los drones por el Equipo Rubicòn, como reportado per la organización socia Direct Relief:
http://www.directrelief.org/2013/12/civil-drones-improve-humanitarian-response-philippines/

Desde NetHope, un consorcio de ONG dedicadas a la innovación tecnológica: “El valor del Huginn X1 no era solamente relacionado con la evaluación de necesidades estructurales, sino también como medio para buscar localidades para determinar las mejores rutas posibles y la asistencia”:
http://nethope.org/2013/12/17/civil-drone-helps-nethope-haiyan-relief-efforts-in-the-philippines/

Danoffice IT habla sobre el utilizo de uno de sus drones para soportar la respuesta de emergencia al Tifón Yolanda:
http://www.danoffice.com/Admin/Public/DWSDownload.aspx?File=%2fFiles%2fFiler%2fPress+release+Huginn+X1+helps+in+Philippines+Typhoon+-+English.pdf

Acrónimos
ONG Organización no gubernamental
UNDAC United Nations Disaster Assessment and Coordination (Sistema de las Naciones Unidas de Evaluación y Coordinación de Desastres)

 

[1] Liam Dawson, jefe de administración y piloto de drones para las Filipinas de Danoffice, Entrevistado por Friederike Alschner, 14 de enero 2016.

[2] Sjaak Seen, Jefe de Equipo Operativo Multidisciplinar en UNDAC, entrevistado por Friederike Alschner 11 de marzo 2016

[3] Sjaak Seen, entrevistado el 11 de marzo 2016

[4] Liam Dawson, entrevistado el 14 de enero 2016.

[5] Sjaak Seen, entrevistado el 11 marzo 2016

[6] Liam Dawson, entrevistado el 14 enero 2016

[7] Sjaak Seen, entrevistado el 11 marzo 2016

[8] Sjaak Seen, entrevistado el 11 marzo 2016

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]